Buscar

EL ALMA – NEWTON Y LA CARRERA ESPACIAL.

Actualizado: 16 de dic de 2018

Seguramente todos hemos visto en alguna ocasión un cohete espacial en su viaje hacia algún punto del espacio, o simplemente liberando un satélite que orbite la tierra. Invito a pensar en varias posibilidades como un viaje a la luna o un satélite construido para orbitar la tierra durante 20 años.


Empecemos por el mismo momento del lanzamiento del cohete y sigamos, al principio vemos un cuerpo enorme que contiene una poderosa carga de combustible, que genera una fuerza capaz de mover esa mole de metal más allá de la atmósfera terrestre.


Imaginemos por un momento que la teoría de la relatividad de newton, o sea la fuerza de atracción de la tierra fuera equivalente dentro de nuestra atmósfera y fuera de ella. Cualquier viaje espacial, seria pues inviable pues las cantidades de combustible requeridos harían imposible la construcción de una maquina voladora capaz de almacenar ese combustible. Sin embargo, NO ES ASÍ, para nuestra sorpresa sabemos a ciencia cierta que al salir de la atmósfera

la atracción hacia la tierra es mínima y por lo tanto el objeto volador, bien sea un cohete de grandes proporciones o un pequeño satélite recurrirá a otro tipo de energía o a cantidades mucho más pequeñas para impulsar sus motores y cumplir su objetivo.


¿La razón?? La fuerza de la gravedad que atrae dentro de la atmósfera decrece cuando el objeto pasa la barrera de esta, este se libera y es capaz de volar, flotar, desplazarse hacia el infinito.


En una clase de Torah impartida por el Rab. ZAMIR COHEN –SHALITA-, me llamo la atención este ejemplo y su paralelo con NUESTRA ALMA.


El alma humana es ETÉREA, no la vemos, pero sabemos que está ahí. Simplificando: si el alma esta AFERRADA a lo MATERIAL, la fuerza de GRAVEDAD le impedirá VOLAR Y SER LIBRE y nunca lograr su objetivo final de volar libre y llegar a su DESTINO FINAL.

Si por el contrario hemos realizado un trabajo ESPIRITUAL a conciencia, lo material es cada vez MENOS IMPORTANTE y nos libera del peso enorme que esto significa y de estar aferrados a ello, que en última instancia y aplicando la ley de la gravedad, PERMITIRÍA al alma realizar su viaje y lograr su meta, no quedaría atorada en este mundo material.


Llevando esta misma idea al judaísmo, si ESTUDIAMOS LA TORA con consistencia y nos aplicamos en sus preceptos, nuestro nivel espiritual será tal, que ninguna fuerza terrenal podrá con nuestras almas, pues ellas se irán preparando en todos los aspectos para, llegado el momento, emprender el viaje hacia el OLAM ABAH – mundo por venir- sin ningún tipo de fuerzas que lo aten a este mundo. La gravedad se anula y cumpliremos nuestro objetivo, cargar nuestros depósitos materiales de combustible espiritual y alistarnos para el viaje, que hay que saber: PUEDE EMPEZAR EN CUALQUIER MOMENTO.


Por lo tanto y siguiendo con el precepto del libre albedrío, invito a cada Yeudi a estar preparado para el viaje a lo eterno, sin ataduras ni LEY DE GRAVEDAD alguna que lo ate.






57 vistas

site bulid with wixer.co.il

TORAHOY

בס"ד

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now