Buscar

El judío, y el jardín


En Shabbat hace ya unos años, después de los rezos matutinos, se hizo un desayuno en la sinagoga del Rabino HA GAON TZIMBELIST SHALITA en Tel Aviv, Israel. Era víspera de Pesach, la pascua judía y se recuerda como cada año a través de las generaciones, la salida de Egipto, de la esclavitud a la libertad, de pasar del Egipto opresor a la tierra de nuestros ancestros.

Cuando llego el momento crucial del evento, el rabino en medio de su grandeza, espiritual, pues es de contextura pequeña, siempre infunde un gran respeto y expectativa a él todo el mundo, pues sus palabras son y serán, dulces como la miel y sabias, un manantial para el alma.

Recuerdo que esta vez el Rab., puso su acento en la DIFERENCIA que existe entre MITRZRAIM y ERETZ ISRAEL., algunos oiríamos con sorpresa que no aludiría a la opresión allí, a los siglos insufribles, y el fin a cuantas cosas no podría???, sin embargo, el dictamen de su discurso tomo un rumbo que pocos esperábamos: la diferencia entre EGIPTO E ISRAEL es básicamente AGRICOLA, dijo el Rab. ¡Algunos conocedores y estudiosos ya sabían de qué se trataba, pero para mí que estaba apenas acercándome a estos grandes rabinos, a la Yeshiva y a todo lo que el mundo del judaísmo implica, fue una novedad sorprendente…AGRICOLA!!, qué significa?? A continuación, y brevemente el Rab., explico: en Egipto un agricultor labra la tierra y la prepara, luego siembra y luego abre las compuertas de su gran rio, el Nilo, y seguramente obtendrá cosecha, sin embargo, en ISRAEL, es totalmente diferente; el agricultor labra la tierra, siembra y a continuación mira al cielo e implora en rezos al Santo Bendito EL, que las lluvias caigan a su tiempo y bendiga Ds. Con abundancia las cosechas.

Que enorme lección de sabiduría, simple y real. Donde hay abundancia, nunca miramos al cielo, pues simplemente abrimos la compuerta y ya vendrá un rio de abundancia, en Israel en cambio sino contamos con la bendición del Altísimo, todo se malogrará y no tendremos cosechas, la lluvia a destiempo o en ABUNDANCIA EXTREMA, se convierte entonces en una maldición, que no bendición. Podemos gestionar UN “JARDIN O UN DESIERTO”, solo con la medida adecuada de agua.

Aprendamos pues a mirar al cielo con más frecuencia, a pedir a D-s, y nunca olvidar que la abundancia proviene de EL y es EL quien decide donde, como y cuando deben darse para cosechar con abundancia y bendición y obviamente no olvidar agradecer por TODO lo que nos llega, pues siempre viene de EL.

66 vistas

site bulid with wixer.co.il

TORAHOY

בס"ד

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now